La Formación de Facilitadores - Una Respuesta a los Procesos que Viven las Organizaciones



La formación de facilitadores durante los últimos años está tomado una fuerza cada vez mayor. A diferentes niveles (grupos, organizaciones, comunidad, individuos, ecosistemas) se está aprovechando esta herramienta para dar respuesta a las múltiples necesidades y problemáticas que enfrentan las organizaciones.

Para hablar del facilitador, es necesario referirnos al término “Facilitación”. Algunas definiciones que consideraremos de este concepto son:

“Hacer posible o más fácil determinada acción, logro o proceso”. “Evocar, catalizar, agilizar, fortalecer, potencializar o acelerar los recursos y procesos sinérgicos y evolutivos inherentes a cada sistemas” (Gilbert Brenzon Lazan).

“ Es un proceso a través del cual una persona guía a otras a completar su trabajo y mejorar la forma como ellos trabajan juntos... Los facilitadores orientan a su gente a establecer la conexión entre la calidad de su trabajo y el camino como ellos pueden interactuar el uno con el otro para lograrlo juntos” (Weaver & Farell. Manager as Facilitator).

Resumiendo, podemos afirmar que un facilitador es la persona que cataliza, fortalece y genera sinergia en el interior de las organizaciones, personas o grupos, para potenciar su desarrollo.

Formando Facilitadores

El facilitador profesional adquiere y posee cualidades técnicas y conocimientos específicos, que pone al servicio de la sociedad. Es un “líder de su propia vida” y sabe que su coherencia y ejemplo impactarán a más personas. El autor y facilitador Gilbert Brenzon, resume las cualidades personales que debe poseer un facilitador: conciencia de si mismo y del mundo que lo rodea, espontaneidad, creatividad, calidez, ética personal, amor al prójimo y respeto al derecho de auto-determinación. Debe ser ético, sensible y flexible frente a las situaciones que enfrenta.

Cuando usted decide formar facilitadores como un medio para el logro de los objetivos corporativos, debe ser conciente que esta desarrollando habilidades en un grupo de personas que tendrán como objetivo inicial transformar vidas y como consecuencia de ello, transformar organizaciones.

El facilitador en el contexto organizacional tiene un rol claramente definido. Por sus características puede interactuar sin interferencias en los niveles gerenciales y con los líderes de la empresa.

Adaptado por Juan Ricardo Orduz al español de Weaver and Farrell "Managers as Facilitator"


En el anterior cuadro se observa que una persona puede desempeñar varios roles al mismo tiempo, o enriquecer su rol como gerente o líder utilizando elementos de la facilitación.

Comenzando a vivir el proceso

El entrenamiento de un facilitador se inicia con el diagnostico de sus habilidades, para determinar que áreas deben ser desarrolladas o fortalecidas. Una vez identificadas, se inicia el siguiente paso: el entrenamiento.

Durante el entrenamiento las personas son expuestas a una serie de conocimientos y técnicas, que buscan capacitar a los facilitadores como verdaderos agentes de cambio. Las habilidades que se desarrollan son esenciales, pues de nada sirve que un facilitador no sepa como reaccionar frente a un grupo difícil que busca objetivos en contra de la organización, direccionar una reunión en una negociación específica, generar sinergia y creatividad un área o equipo, entre otras situaciones.

Una vez desarrolladas las capacidades necesarias, se entrena a los facilitadores en técnicas y filosofías de aprendizaje, como Educación Experiencial, Facilitación Gráfica, etc. que tiene por objetivo, transferir conocimientos para que las personas entiendan, vivan y construyan por si mismas su futuro. Los participantes se convierten en protagonistas de su propio proceso, incrementando el sentido de pertenencia a la organización, o el respeto por su grupo y sus semejantes.

Procesos en los que intervienen los facilitadores en el interior de las Organizaciones

Por el entrenamiento y las capacidades que poseen, las personas que actúan como facilitadores, pueden intervenir en procesos como:

Desarrollo de competencias: Trabajo en Equipo, liderazgo, negociación, comunicación, habilidades directivas, ventas o habilidades comerciales, negociación, entre otras.

Procesos de mejora organizacional: Consolidación y transformación de culturas organizacionales, sensibilización sobre procesos internos (nuevas metodologías, aplicación de nuevos software), procesos de cambio, fusiones con otras compañías y áreas.

Centros de Evaluación o Assesment Center

Dirección de Equipos

Coaching

Si llegó a cuestionarse... si era importante disponer de una fuerza de cambio como esta, liderada por sus colaboradores y respondió afirmativamente, no se ha equivocado. Los resultados y el impacto que usted, y su equipo, podrá generar, será verdaderamente increíble, convirtiendo el área de Recursos Humanos en verdaderas unidades de Gestión Humana, dispersas en toda la empresa, con agentes de transformación comprometidos e identificados con su organización.

 
“Y se dieron cuenta de que el país de las oportunidades es más que un lugar... es la apertura a nuevas ideas, la predisposición a escuchar, la ilusión de aprender, el deseo de crecer y la flexibilidad de cambiar”

(B. Hateley & Scmidt: “Un pavo real en el país de los pingüinos”)

  Referencias Bibliográficas

* Brenzon Lazan. Gilberto. La facilitación de Procesos Sinérgicos: Una Definición. Fundación Neo- Humanista. Amauta Internacional. www.amauta.org 

* Brenzon Lazan. Gilberto. Preceptos de Facilitación del Auto-Desarrollo Psicosocial Integral  (ADPI). Fundación Neo- Humanista. Amauta Internacional.



 
(volver a indice del E-book)


(volver a indice del E-book)